<
Forget Bad Moments
Esos ojos casi negros, grandes como dos lunas, esos que impacta y no puedes dejar de observar. bEsos a los que disimuladamente buscas una ocasión para mirarlos.
De esos ojos me he enamorado yo.
Alguien me enseñó a valorarme, y si las mentiras llegan y me dan la espalda, no tengo que venirte abajo. Solo hacer lo que creo que es mejor. ¿Me critican? Pues vale. ¿Me llaman mentirosa? Pues vale. Aquí la única que tiene que mirarme el ombligo soy yo, por lo que a palabras necias, oídos sordos. ¿Soy patética? Pues vale, como bien dices, las verdades duelen, y si te ves reflejada o te das por aludida, no tengo culpa de que solo me busquéis al convenio. ¿Qué si me duele ser el juguete incluso de esos que se hacen llamar amigos? Pues sí, solo soy una portadora de dinero, y si no lo hago, ya vienen las críticas. Me da pena tener que dejar tirada a las personas, pero no soy un banco, y presentarme así por toda la cara en los sitios sin nada que poder aportar, como que no es lo mío. Como será normal, me quedará mucho que aguantar, pero es mi vida, mis decisiones y si no intentáis comprenderme, ni escucharme, no hagáis que yo lo haga, porque cansa.
¿AMIGOS? De eso hay pocos, un día te aman y otro día como si te mueres.
¡Casi te tengo! No quiero fastidiarla, te quiero a mi lado.
Mi tumblr vuelve a ser lo que fue hace casi un año. Parezco repetitiva, y lo soy, lo admito.
A veces pienso que hay que ser demasiado gilipollas para hacer lo que estoy haciendo: caer en un nuevo hoyo, aunque con menos profundidad, sabiendo lo que se me viene encima. Hoyos que te desconcentran de tus tareas, con lo que no dejas de imaginar historias bonitas y hacerte soñar cosas que nunca se van a cumplir. A veces cuando me acuesto, pienso como sería una tarde con él, como me lo pasaría , si me reiría,… pero solo son pensamientos y esos pensamientos no tienen buena salida.
Y como víctima de haber pasado por esto ya una vez, esta vez voy hacer lo que una vez no pude: IGNORAR. Si a un chico verdaderamente le importas, te lo demostrará día a día, poco a poco, con detalles. Me cansé de tomar la iniciativa, de coger las riendas de una relación o de querer empezar algo con alguien. Es hora que deje de comerme el coco y pensar un poco en mí.
contador de visitas
contador visitas